Unidad de Acné y Rosácea

Tras una larga trayectoria profesional en la Dermatología-Acneología y debido al aumento de la demanda de consultas de pacientes con acné en nuestro Centro Dermatológico DERMABIA, hemos decidido emprender un nuevo y apasionante proyecto que es abrir una Consulta Monográfica Especializada de Acné, que ofrezca una cobertura integral a cualquier persona que padezca esta patología, sea cual sea su origen (hormonal, emocional, medicamentoso…) y su forma de presentación. Abordaremos no solo sus manifestaciones clínicas, sino también sus secuelas estéticas (cicatrices-marcas). Pondremos atención en el estilo de vida de nuestros pacientes, ofreciendo consejos sobre nutrición (anti-acné), cuidados diarios cosméticos, y de refuerzo de su autoestima, basados SIEMPRE por supuesto, en una rigurosa evidencia científica.

www.dermabia.com

INTEGRAL SKIN CARE & BEAUTY PRO

Aprovechando el excelente funcionamiento del C.D. Dermabia y su tecnología de última generación, ubicaremos la Consulta de Acné dentro de sus magníficas instalaciones, aunque mantendrá un horario y metodología de trabajo independiente y su propia marca de identidad:

El objetivo de todo el equipo del C.D. Dermabia es ofrecer de esta manera un mejor servicio, una mayor atención y en general, una consulta de máxima calidad (médica y humana), a todos los pacientes con acné, ya que conocemos perfectamente el gran impacto físico y emocional que esta patología inflamatoria ocasiona.
Sobre la base fundamental que es la Dermatología y su subespecialidad la Dermatología Estética, se apoyarán todos los tratamientos en nuestra Consulta, y esa, será verdaderamente su seña de identidad.

El acné es:
  • la patología más frecuente de la piel.

  • Una de las patologías cutáneas que mayor impacto emocional tiene junto con la alopecia.

  • una enfermedad inflamatoria que puede dejar secuelas físicas (cicatrices), psíquicas (baja autoestima) y sociales (aislamiento e introversión) por mucho tiempo.

Nuestro mensaje es:
  • El acné tiene tratamiento, en manos profesionales (DERMATÓLOGOS ACNEÓLOGOS) se cura en la mayor parte de los casos.

  • Cuanto antes se inicie el tratamiento menos secuelas quedarán en un futuro.

  • El acné no es solo “algo normal de la edad”, de hecho, es una enfermedad de la piel muy compleja, capaz de ocasionar a los jóvenes que lo sufren inseguridad en sí mismos, complejos y baja autoestima.

Hoy en día, en que tenemos tan idealizada “tener una imagen perfecta”, época en que las redes sociales lideran y dirigen muchos de nuestros patrones de estilo de vida, resulta de vital importancia tratar patologías tan visuales como ésta, capaces de estigmatizar y retraer socialmente al que lo padece.
Pongamos solución al acné. Consúltanos. Y di con nosotras:

NO+ACNÉ

Dra. Cristina Lázaro Tremul

Nº Col: 50/13153
Dermatóloga-Acneóloga

Acné

El acné es sin duda la patología cutánea más frecuente, ya que todos, en mayor o menor medida, lo hemos padecido.

Se trata de un proceso inflamatorio que afecta a las glándulas sebáceas y al folículo piloso. Suele surgir en la etapa juvenil coincidiendo con el cambio hormonal, y tiende a localizarse en la cara, escote y espalda con mayor frecuencia.

¿Qué causa el acné?

Esta patología se produce como consecuencia de un incremento de la producción de sebo, taponamiento de los folículos e inflamación/infección de las salidas foliculares.

En el acné influyen muchos factores: hereditarios, hormonales (activación de los andrógenos) siendo éstos los más relevantes, e infecciosos (Propionibacterium Acnes. Microbioma de la piel), entre otros.

¿Qué tipos de acné hay?

El acné puede presentarse de diferentes formas según el grado de afectación de la unidad pilo-sebácea.

Según el tipo de lesión predominante el acné se clasifica en:

1. COMEDONIANO

Cuando predominan los comedones (“espinillas”), que son folículos dilatados llenos de sebo. Pueden estar abiertos que son los “puntos negros” y pueden estar cerrados “puntos blancos o milliums”.

2. PAPULOSO

Cuando predominan los “granitos” rojos. Corresponde a los folículos dilatados por el sebo con proceso inflamatorio.

3. PUSTULOSO

Cuando predominan los “granitos” de pus. Corresponde a la infección de los folículos inflamados por gérmenes como el P. Acnes. Lo más frecuente es encontrar acnés polimorfos en los que coexisten a la vez todos los tipos de lesiones (comedones, pápulas y pústulas)

4. NÓDULO-QUÍSTICO

Cuando predominan lesiones quísticas inflamatorias profundas y dolorosas (“granos internos”).

5. OTROS MENOS FRECUENTES

Acné conglobata, acné medicamentoso (ej: esteroideo), acné estival, acné profesional, acné cosmético (ej: aceites/ grasas), maskacné (por el uso continuo de mascarillas faciales).

Video corrección precoz de marcas de acné

¿Qué tratamientos son más eficaces para el acné?

Hoy en día podemos decir que el acné sí tiene solución en manos expertas (dermatólogos “acneólogos”). Pero es importante que el paciente ponga de su parte y sea colaborador ya que todos los tratamientos necesitan tiempo y constancia para resultar efectivos.

1. Cuidados generales:
  • Higiene: es recomendable limpiar bien la piel con jabones suaves antigrasa (scrubs suaves si se requiere mayor efecto exfoliante). Puede realizarse por la mañana y por la noche. Lo que no es nada aconsejable es manipular o hurgar las lesiones porque la mayor parte de las veces acaban infectándose o dejando una “horrorosa y duradera” marca marrón (de sangre extravasada).
  • Hidratación: las cremas hidratantes (preferible utilizarlas por las mañanas) al contrario de lo que se cree no sacan más “granos”, a decir verdad, son aconsejables tras una buena limpieza. Las cremas ayudan a calmar las irritaciones que a veces ocasionan los medicamentos tópicos y colaboran a disminuir/regular el exceso de secreción sebácea. Eso sí, deben ser “oil free” o no comedogénicas. No son recomendables los productos grasos como aceites esenciales, vaselinas, etc, ya que incrementan el taponamiento folicular.

  • Cosmecéutica: son de gran ayuda productos en forma de gel, serums o cremas ligeras que contengan activos como el retinol, ácido glicólico o el ácido salicílico, que aportarán una exfoliación y renovación celular superficial muy apropiada para disminuir el taponamiento folicular. Se recomienda su uso por la noche para evitar que la exposición solar “queme” la piel. Resultan ideales como tratamiento de mantenimiento post-acné, para reducir el color y profundidad de las “marcas” (cicatrices).

  • Cosmética: una buena base de maquillaje “oil free” y más si lleva factor de protección solar resulta más que aconsejable en aquellos pacientes que precisen disimular sus lesiones si eso les aporta seguridad en sí mismos. Siempre debe asentar sobre una crema hidratante ligera y debe ser retirado con un buen producto de higiene (jabón o agua micelar) antes de ir a dormir (es preferible evitar el uso de tónicos, aceites y leches limpiadoras).

2. Tratamientos tópicos:

Se utilizan en todos los grados de acné, en las formas leves como tratamiento único y en las formas moderadas y severas como coadyuvante. Se recomiendan aplicarlos por la noche y lavarlos al día siguiente ya que en general producen algo de irritación. Los más usados con los retinoides, el peróxido de benzoilo y el ácido azeláico por sus efectos queratolítico (renovación celular) y/o antiinflamatorio. Estos activos pueden combinarse con antibióticos tópicos (lociones, geles, cremas) si hay lesiones pustulosas (signo de sobreinfección bacteriana). Algunos de los más recomendados son la eritromicina y la clindamicina.

El mayor inconveniente de los tratamientos tópicos es que requieren mucha constancia y disciplina a la hora de aplicarlos, cuestión a veces “difícil” de conseguir en los jóvenes ya que muchos de ellos aun no tienen hábitos de cuidados diarios adquiridos.

3. Tratamientos sistémicos:

En las formas moderadas y severas de acné, en algunas formas leves recurrentes (adultos), en casos de afectación psicoemocional importante, o también como coadyuvante en el tratamiento de las secuelas (cicatrices) utilizamos medicamentos por vía oral (pastillas y jarabes en formulación magistral). Todos requieren riguroso control médico ya que ninguno está exento de efectos secundarios.

  • Antibióticos: en general se usan las tetraciclinas (doxiciclina) en forma de tandas durante varios meses. Las de nueva generación no tiñen los dientes y no son especialmente fotosensibles, pero es prudente protegerse bien del sol y evitar el alcohol mientras se están tomando. Son eficaces para controlar las lesiones inflamatorias (pápulas y pústulas), por contra tienen como inconveniente que su eficacia es transitoria. No curan el acné para siempre, pero permiten controlar el acné sobre todo en sus primeras etapas (adolescentes-inicio pubertad) cuando se quedan cortos los tratamientos tópicos. A veces se asocian probióticos para incrementar su efectividad al controlar el microbioma cutáneo.

  • Anticonceptivos/antiandrógenos: están indicados fundamentalmente en mujeres que tienen acné y algún problema hormonal (alteraciones de la regla, ovario poliquístico, alopecia…). Como mínimo se aconseja tomarlos durante un año para obtener buenos resultados. Como efectos adversos pueden ocasionar cefalea, tensión mamaria, manchas en la cara (melasma con el sol) y lo más grave pero raros procesos tromboembólicos.

  • Retinoides (isotretinoína o antiguo “Roacutan©”): son sin duda los fármacos mas eficaces para el acné. Solo se administran bajo prescripción dermatológica. Estos precursores de la vitamina A se puede decir que son los medicamentos que quitan el acné para siempre en la mayor parte de los casos (aprox un 80%). A veces se requieren varias tandas a lo largo de la vida sobre todo si se inicia a edades muy tempranas o bien existe alteración hormonal.

Requiere de bastantes meses (mínimo 6-8) incluso el año para poder curar totalmente el acné incluso puede precisar dosis bajas de mantenimiento para lograr mayor efectividad y duración en el tiempo (no solo es capaz de curar el acné sino también reducir considerablemente muchísimas marcas). Puede pautarse incluso en la infancia (salvo que existan problemas de crecimiento) aunque lo más prudente es comenzar primero con otros tratamientos más ligeros. Para los acnés comedoniano (a dosis bajas), nóduloquistico y el acné extenso (cara, escote, espalda) son de primera elección. Como efectos adversos lo mas habitual es que produzcan gran sequedad en general, sobre todo labial, a veces cutánea (manos, antebrazos…) e incluso ocular. Como producen un “peeling” continuo, debe hidratarse muy bien la piel mientras se esté tomando, protegerse bien del sol y deben evitarse procedimientos estéticos como las depilaciones con cera (sí podría utilizarse el láser a dosis moderadas salvo en verano), tatuajes, perforaciones y cirugías estéticas para no interferir en la cicatrización. En personas muy deportistas pueden dar algo de dolor muscular, en estos casos debe reducirse la intensidad de la actividad física o bien reducir a dosis más bajas pero mantenidas.

En los meses de tratamiento se realizan varios análisis de sangre (control trimestral de colesterol y transaminasas). Para evitar alteraciones es aconsejable llevar una dieta sana con bajo consumo de alcohol. Durante el tratamiento y unos meses después está prohibido el embarazo ya que ocasiona SIEMPRE malformaciones fetales. No afecta en cambio a la concepción, una vez retirado el medicamento como erróneamente se cree.

4. Dieta anti-acné

Si bien las investigaciones que estudian la relación entre el acné y la nutrición no son totalmente concluyentes, bastantes estudios científicos advierten que un índice glucémico elevado (azúcares, golosinas, refrescos, comida rápida/procesada) y demasiados lácteos pueden agravar el acné.

No obstante, hay que tener en cuenta que cada paciente es diferente y lo que a uno le puede ir bien a otro le puede ir mal, y lo mismo, al contrario. Por ello, no son recomendables dietas muy restrictivas. Se aconseja eso sí, que aquel que note empeoramiento de su acné con ciertos alimentos, pues que trate de evitarlos.

La dieta Anti-Acné debe ser muy similar a lo que en general se considera una dieta saludable para la mayoría, quizás con algunos matices.

De hecho, es importante no excluir demasiados alimentos de la dieta para no provocar carencias, tema fundamental en la adolescencia dado que se está en pleno desarrollo físico, psíquico e intelectual.

La dieta Anti-Acné debe ser VARIADA, ordenada y EQUILIBRADA, rica en frutas y verduras, debe incluir proteínas de alta calidad, cereales integrales y grasas saludables (ricas en omegas 3 y 6), y acompañarse de deporte, buena hidratación (AGUA), y por supuesto de una actitud optimista y mente sana.

5. Apoyo psicológico-emocional

La mayor parte de investigaciones serias sobre el bienestar emocional de los adolescentes con acné demuestran que esta patología presenta un considerable impacto sobre su salud emocional. Las lesiones de acné modifican la percepción del individuo sobre sí mismo. Debido a que causa trastornos visibles en el rostro, el acné se asocia con una considerable vergüenza, frustración, rabia y depresión en muchos de los pacientes afectados. Además, hay que tener en cuenta que el acné es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes, cuando estos pacientes son menos capaces de enfrentarse a este estrés adicional. La pubertad es un periodo en el que la imagen autopercibida cambia, y el acné presenta un significativo efecto en esto. Ninguna otra enfermedad cutánea induce situaciones similares. Algunos pacientes se afectan gravemente y requieren apoyo psicológico-psiquiátrico. Por ello, es de suma importancia que los dermatólogos acneólogos realicemos encuestas de calidad de vida para poder evaluar el impacto psicológico del acné y detectar cualquier signo de sospecha de que el paciente pueda requerir ese tipo de ayuda, además de la dermatológica.

En nuestra consulta realizaremos el Índice Cardiff ya que resulta muy conveniente para su uso en la práctica diaria.

Trucos de maquillaje para piel con acné

1

Es muy importante una buena higiene e hidratación antes de aplicar el maquillaje.

Puedes lavarte las manos y aplicarte el maquillaje a toquecitos con los dedos para garantizar no llevar microorganismos a la piel.

2

Una textura ligera y de acabado natural será perfecta, buscaremos un maquillaje que no obstruya los poros. Lo mejor es apostar por un maquillaje libre de aceites y acabado mate, que nos de un aspecto de piel de porcelana. La base debe estar preparada para corregir imperfecciones y evitar aparición de nuevas.

3

El cosmético que mejor resultados te dará a la hora de disimular las imperfecciones, como granitos, pápulas y zonas enrojecidas es un corrector cremoso decolor verde. Al aplicarlo interactúa con el tono rojizo volviendo la zona más blanca y unificando el tono natural del cutis.

4

Polvos traslúcidos matificantes, son la mejor opción para evitar la aparición de brillos en el rostro a lo largo del día. Bastará con sellar la base de maquillaje con una ligera capa de polvos traslúcidos aplicados en la zona T de la cara (frente, mejillas y barbilla).

5

El maquillaje de ojos y de labios puede ser tu mejor aliado para disimular el acné del rostro y restarle visibilidad. El truco está en decantarse por resaltar aquella zona en la que haya menos granos para atraer la atención hacia ella.

6

Si tus mejillas están muy afectadas por el acné, es conveniente que no utilices colorete.

¿Tienes Rosácea? Sigue leyendo porque esto te interesa...

La rosácea es una afección inflamatoria de la piel que es más común de lo que podemos pensar. Normalmente aparece como un enrojecimiento en la zona facial, otras en el escote y en otras puede llegar a ser un proceso inflamatorio realmente doloroso e incluso deformante.
Suele afectar con mayor frecuencia a mujeres de piel clara de 30-50 años. Aunque es menos común en varones, cuando aparece, suele cursar de forma más intensa y severa.

Pero... ¿qué es realmente la rosácea?

La rosácea es un trastorno crónico y recurrente que produce enrojecimiento, granitos (rojos y con pus) y vasos sanguíneos dilatados. La inflamación que ocasiona muchas veces se siente con intenso ardor, quemazón e incluso dolor. No debemos confundir la rosácea con el acné vulgar, ya que, aunque aparentemente los dos cursan con granitos, el origen y el tratamiento tiene ciertas diferencias.

Existen diferentes tipos y grados, por ello es importante un buen diagnóstico y seguimiento dermatológico, ya que cada situación requiere un tratamiento individualizado.

Los más comunes son:

  1. Rosácea eritemato-telangiectásica: episodios de enrojecimiento facial transitorio de 10 minutos o más (flushing) que pueden desencadenarse por factores emocionales, climáticos (cambios bruscos de temperatura), alimentos, cosméticos, entre otros.
  2. Rosácea pápulo-pustulosa: brotes de granitos rojos y de pus similar al acné hormonal pero con la diferencia de afectar a pacientes más mayores (sobre todo mujeres) y con piel más sensible e intolerante.
  3. Rosácea fimatosa: en este caso la inflamación es mucho más profunda y severa. Suele  afectar a varones y provoca un gran engrosamiento de la piel de la nariz. Es capaz de llegar a deformar permanentemente la piel con nódulos y granulomas. La repercusión estética y psicológica es importante.
  4. Rosácea ocular: la inflamación puede afectar a los párpados y la córnea,  originando conjuntivitis, ojo rojo e incluso visión borrosa.

¿Por qué aparece la rosácea?

Aunque se desconoce la causa exacta, sabemos que varios factores influyen en su aparición, por eso es fundamental abordarlo de una forma global.

Las causas más comunes son: predisposición genética, anomalías de los vasos sanguíneos faciales, exposición a factores ambientales (sol, temperatura extrema), estilo de vida inadecuado (alimentación, alcohol, estrés).

Gracias a los últimos estudios científicos se sabe que ejerce un papel importante los andrógenos, híper producción de grasa, vasos más reactivos y dilatados, alteración de la función barrera de la epidermis, piel sensible y reactiva y aumento de la cantidad de ácaros (Demodex) en las glándulas sebáceas centro-faciales.

¿Cómo combatimos la rosácea?

Si sufres de rosácea seguramente tendrás muchas dudas en cuanto a su tratamiento. En Dermabia te escuchamos y respondemos a todas tus inquietudes.

¿Lo ideal? Combinación de terapias.
¿El que mejor lo trata? Un dermatólog@.
¿Tiene cura?: SÍ, pero con un tratamiento personalizado y eficaz.
¿Es latoso? También. Pero no te desanimes, con el tratamiento adecuado ¡se consigue!

  1. Tratamiento tópico: es fundamental que tengas una buena higiene diaria con un jabón suave que aplicarás con esponjitas desechables para una mayor acción exfoliante, insiste especialmente en la zona T.
    Debes aplicarte a diario crema hidratante sebo-reguladora apta para piel sensible con protección solar. Nunca apliques aceites vegetales ni esenciales, ya que podría empeorar el brote de rosácea.
    Recetamos fármacos de uso tópico: ivermectina, metronidazol, tacrolimus, pimecrolimus, retinol. No usamos corticoides tópicos, porque puede dar efecto rebote.
  2. Fármacos orales: tomarás antibióticos en tandas (tetraciclinas, macrólidos) para controlar los brotes de lesiones pápulo pustulosas.
    No obstante, la isotretinoína a dosis bajas suele ser nuestra elección preferida, en casi todos los grados de rosácea, ya que controla la patología a largo plazo, aminora los brotes, la intensidad y reduce secuelas. En definitiva, conseguirás una piel lisa, sana, luminosa y perfecta.
    Con otros fármacos como el carvedilol o la paroxetina te ayudamos a disminuir la reactividad vascular de la rosácea y controlar los episodios de flushing con gran eficacia.
  3. Con las terapias de luz y láser: IPL, láser Nd-YAG, TFD controlaremos la inflamación y la rojez, al eliminar las arañas vasculares. Este tipo de tratamientos se pueden realizar tanto durante la toma del medicamento como una vez finalizado.
    Con los láseres ablativos, como nuestros equipos de Láser Erbio y CO2, tratamos y controlamos con gran eficacia los casos de rinofima y lesiones de hiperplasia sebácea, consiguiendo unos resultados realmente asombrosos con un riesgo operatorio mínimo.
  4. Dentro de los tratamientos estéticos de nuestro gabinete de medicina estética, destacamos la limpieza facial profunda con hidradermoabrasión (Hydroface plus), ya que reduce de forma espectacular el taponamiento de los poros y la inflamación ocasionada por el ácaro Demodex Folliculorum, causante además de numerosos brotes de rosácea.
    Es recomendable realizar una sesión de Hydroface siempre al inicio del tratamiento de la rosácea y además una o dos veces al año como mantenimiento coincidiendo con los cambios estacionales de otoño y primavera.
  5. Te aconsejaremos sobre pautas y estilo de vida que te ayudarán a tener la piel estable: psicoterapia, técnicas de relajación para reducir el estrés, buena nutrición (microbiota), maquillajes libres de aceites (oil free), protector solar. Y recuerda que debes reducir la exposición al sol, así como evitar el consumo de bebidas calientes (té, café, sopas…) y el alcohol.

En nuestro Centro Dermatológico Dermabia, desde la Unidad de No+Acné, abordamos el acné y la rosácea de forma global. Decirte que estamos en constante formación, compartiendo nuestros protocolos y conocimientos mano a mano con dermatólogos nacionales e internacionales especializados en estas patologías. La valoración dermatológica, el tratamiento adecuado y tu constancia es fundamental para conseguir junt@s el mejor resultado.

En Dermabia queremos cuidar tu piel y acompañarte a conseguir la piel que siempre soñaste.

¿Soñamos junt@s?

¿Qué es la espinulosis por Demodex?

El Demodex folliculorum es un ácaro que vive en nuestros folículos pilosos sobre todo de la cara (mejillas, frente, nariz y pestañas). Es un organismo común de nuestra microbiota y en general no causa daños, pero en personas predispuestas o si hay mucho sobrecrecimiento de ácaros puede dar verdaderos cuadros de inflamación en la piel, que llamamos Espinulosis.

Los Demodex se mueven lentamente dentro de los folículos y se alimentan de células muertas de la piel y del sebo que producen nuestras glándulas sebáceas
Tienen un ciclo de vida de 15 días llegando a los 0.4 mm de longitud cuando son adultos. Tienen forma alargada y su cuerpo es cilíndrico. Tienen 8 patas en la parte delantera de su cuerpo y una colita muy característica final.

La Espinulosis se diagnostica clínicamente; aparecen como diminutos filamentos blanquecinos en los poros de la piel que en realidad son las colas y productos de desecho del Demodex. En caso de duda podemos observarlo al microscopio mediante raspado superficial de la piel.

Las pieles con Demodex presentan una gran sensibilización, sobre todo con el sol y el calor, ya que tienen la función barrera completamente debilitada. Es frecuente observar eritema persistente, pequeños granitos rojos, flushing, picor y ardor entre otros.

Qué factores favorecen su crecimiento:

  • La toma de algunos fármacos:
    • Inmunosupresores
    • Corticoides tópicos
    • Inhibidores de calcineurina
  • Una higiene deficiente
  • Los cosméticos grasos

Cómo podemos frenar al Demodex

  • Actualmente contamos con fármacos antiparasitarios muy eficaces, como la Ivermectina oral y tópica que, aunque no los hacen desaparecer del todo ayudan a tenerlo controlado.
  • Llevando una correcta rutina de higiene y exfoliación.
  • Con equipos de limpieza como Hydroface plus ayudamos a higienizar los poros de manera profunda (hidradermoabrasión), evitando así brotes de rosácea.

¿Qué es el láser CO2 y en qué casos se recomienda?

Es un sistema que mediante la luz láser elimina las capas más superficiales de la piel, para eliminar marcas de acné, manchas solares, arrugas y cicatrices.
En los casos de rinofima avanzada, el láser de CO2 es actualmente el mejor tratamiento dermatológico sin necesidad de cirugía.
Tratamiento estrella dermatológico por su capacidad de rejuvenecer, renovar y mejorar la piel, siendo realmente efectivo en cicatrices de acné y rosácea.

¿Cuándo puedo realizarlo?

Prácticamente todo el año, excepto en los meses de verano (julio-agosto) ya que estamos más expuestos a la radiación solar.
El tratamiento no requiere de anestesia, salvo la anestesia en crema que ponemos nosotras tras el tratamiento, para aliviar las molestias.
Por lo tanto, es un tratamiento que realizamos en consulta, no requiere baja médica y la incorporación es inmediata.

¿Cómo se verá mi piel tras el tratamiento?

La piel estará más sensible, con rojez intensa y sensación de escozor, sensación similar a la de una quemadura solar, que durará unos 3 días. A partir del segundo o tercer día empezarán a aparecer costras superficiales que se desprenderán a los 7-10 días aproximadamente, dependiendo de la dosis empleada y de la capacidad regenerativa de cada tipo de piel. La nueva piel se verá de un tono rosado, con mayor luminosidad y tersura. En algunos casos puede verse pequeñas manchas marronáceas, debido a la extravasación de sangre, que desaparecerán con el tiempo y una fórmula magistral.
El momento óptimo del resultado es a los 2-3 meses después de la sesión, ya que es cuando el colágeno ha conseguido regenerarse y podemos disfrutar del resultado final.

¿Qué cuidados tendré que tener una vez hecho el láser?

Te daremos una hoja con todas las pautas y productos que debes usar. Básicamente será mantener la piel bien hidratada con una crema regenerante/calmante y protección solar. Se puede usar maquillaje o fotoprotector solar con color inmediatamente después de la sesión de laser para ocultar las rojeces y posibles costras.
En algunos casos, la Doctora Lázaro puede prescribir alguna pomada o tratamiento médico. También se puede tomar algún analgésico en caso de necesitarlo.

¿Cuántas sesiones necesitaré?

La valoración dermatológica es fundamental para poder determinar tanto la dosis como las sesiones necesarias. En la mayoría de los casos con una única sesión es suficiente, pero según la complejidad del caso se puede necesitar alguna sesión más o combinar con otros tratamientos médico-estéticos.

¿Tienes alguna duda más?

Reserva tu cita con la Dra. Lázaro Tremul, dermatóloga especialista en Acné y Rosácea, estará encantada de valorar tu caso y recomendarte el mejor tratamiento para ti.

ENDOLIFT® para marcas de acné

Endolift® es un revolucionario procedimiento médico-estético ambulatorio y no quirúrgico que emplea una fibra óptica láser ultrafina de última tecnología con el objetivo de mejorar la calidad de la piel. Resulta ideal en cicatrices de acné, ya que provoca excelente subcisión y estimulación del colágeno dando un aspecto de piel lisa y sana. Es un procedimiento seguro, rápido, eficaz y mínimamente invasivo con el que tan sólo en 1 sesión ya se notan los resultados. Realizado en nuestro Centro Dermatológico por la Dra. Lázaro Tremul sin necesidad de cirugía ni anestesia general, por lo tanto, no requiere de baja laboral. No obstante, solemos asociar anestesia local para minimizar molestias.

REFERENCIAS
  • Academia Americana de Dermatología y Venereología

  • Academia Europea de Dermatología y Venereología

  • Academia Española de Dermatología y Venereología y Fundación Piel Sana